• Menu "top-menu" not defined.

 
 


 
Noticias
 

Leónido Lemmy

 

 
Generales
 

Dibujante:
 
Guionista:
 
Editorial:
 
Número de tomo: Único (de momento)
 
Número de páginas: 68
 
Páginas a color: 68
 
Edición
 
 
 
 
 


 
Dibujo
 
 
 
 
 


 
Historia
 
 
 
 
 


 
Total
 
 
 
 
 
2.5/5


Usuarios
3 totales

 

Positivo


Una aventura lejos de lo usual.

Negativo


La misma distancia de lo habitual puede que no la acerque demasiado a la mayoría.


0
Posted 12/02/2014 by

 
Reseña
 
 

Esto de los tebeos es tan amplio, complejo y heterogéneo que, aún a empellones, todo entra. Si nos alejamos del mainstream, de los superhéroes y de las novelas autobiográficas podemos encontrar obras tan simpáticas como este “Leónido Lemmy”. Es propuesta arriesgada y muy personal, a medio camino entre el experimento y el divertimento, pero que seguro encontrará su grupo de incondicionales. Vamos a darles unas pequeñas pistas, y luego decidirán ustedes.

Las normas están para saltárselas. Las convenciones, tengan o no base sólida, sirven para obviarlas. Así, podemos enriquecer el conglomerado. Los experimentos pueden hacerse después de una investigación profunda, comprendiendo los parámetros para luego ignorarlos. Y también a lo cafre y por las bravas. Ambas fórmulas son válidas siempre y cuando se ejecuten con honestidad y conociendo los riesgos que algunos saltos sin red llevan en las alforjas. Pese a todo, ni eso nos garantiza la comprensión del público o de la crítica ni nos certifica el éxito.

La experimentación en el arte arrastra una carga de subjetividad que se hace demasiado pesada en ocasiones. Lo que a un sector de tebeófilos puede maravillar, seguro repelerá a otros. Ése es el juego. “Leónido Lemmy”, como experimento, cosechará amores y odios, epatará a algunos y dejará indiferentes a otros. A nosotros, sin maravillarnos, nos ha parecido divertido.

Caricaturizando

Juan Díaz-Faes es un pintor expresionista vestido de autor de caricaturas. Su dibujo deforma la realidad para mostrar los ángulos de la personalidad del personaje. O como simple divertimento, que también nos sirve. Hijo natural de las modernas tendencias del  diseño gráfico, su contacto con el cómic no puede llegar de otra manera que con la esquematización. Simplifica al máximo el detalle y juega con las proporciones a su antojo. La paleta de colores elegida armoniza bien con los ambientes descritos y resulta agradable para la lectura. Si le quitamos los lápices a Pendleton Ward y se los cambiamos por una colección de acuarelas mezcladas todas en ocre tendremos una aproximación.

0_notaprensalenidobaja

Sin embargo, entendemos que todo lo mencionado en el párrafo anterior puede resultar virtud para algunos y vicio para otros. Es un dibujo atrevido, con la frescura osada de la experimentación que posiblemente encandile a muchos. Para otros, amantes de planchas más academicistas, puede resultar farragoso el sumergirse entre las temblorosas viñetas de este libro. Es opción personal de cada uno. A nosotros, forofos del anarquismo gráfico, nos ha complacido y hemos pasado un rato distraído con su lectura.

Vamos improvisando

La historia nace sin propósito y va creciendo con la anarquía como bandera. La trama, las situaciones y los personajes fluyen a su aire durante la mayor parte del libro. Un poco antes del final, se endereza el guión y adquiere un sentido. Comienza una nueva narración, manando de lo anterior, enlazada en sí misma, y que no finaliza. El famoso y temido “Continuará”. Con el extra adicionado de que en este punto y seguido el “seguido” no tiene certeza de ser.

20_leonido-2

Si no han entendido nada, no se duelan. Es un experimento más, como el apartado gráfico. El armazón clásico presentación-nudo-desenlace ha sido triturado sin remordimientos. Es un envite arriesgado del que pensamos no acaba de salir victorioso. La fábula queda desequilibrada y aunque sabemos que esa era la intención, la cojera es demasiado evidente para disculparla sin más.

Multimedia muy “multi” y muy “media”

El ovetense Juan Díaz-Faes (nacido en 1982) lleva poco tiempo en esto del dibujo profesional. Colaborador habitual de la revista “Yorokobu” es miembro de la editorial Ultrarradio, que le edita este libro. También ha publicado, todo para la editorial Astiberri, una colaboración en “Cortocuentos 2” e ilustró el guión de David Cantolla titulado “Éxito para perdedores”.

20_leonido-4

Antes de ponerse con los pinceles, dirigía documentales premiados en festivales (Eremita Stew, Festival Internacional de Cine de Gijón, 2011) y ejercía de operador de cámara para la televisión y la publicidad. Podremos encontrar más trabajos suyos en http://juandiazfaes.tumblr.com/ y http://juandiazfaes.blogspot.com/.

 


José Luis Martín de Las Heras

 
Nací en Alicante hace dos veces veinte años, Estudié Políticas y jugué al fúbol, con desastroso resultado en ambos casos. Ahora, dedicado a la fiscalidad de empresas, continúo alimentándome con eso que llamamos “novela gráfica”, aderezando todo con su poquito de grindcore.


0 Comments



¡Se el primero en comentar!


Deja una respuesta


(required)