El color que cayó del espacio

La genial Nórdica Libros rescataba algunos meses atrás uno de nuestros relatos favoritos del maestro del horror cósmico: H.P. Lovecraft. Insuperable en calidad y edición, este volumen es la perfecta ocasión para conocer (o reencontrarse) con la pluma inquietante de este clásico estadounidense.

Siguiendo el rebufo de series como “Territorio Lovecraft” o la adaptación del propio relato dirigida por Richard Stanley, Nórdica presenta este relato breve acompañado de las alucinantes ilustraciones de Albert Asensio. Inspirador, de atmósfera opresiva, Lovecraft nos transporta, una vez más, a la vieja Arkham, Massachussetts.

La granja de los Gardner

Un viajero llega a la región de Arkham más profunda, cubierta de espesa vegetación y árboles milenarios. Esta tierra es fecunda en leyendas y misterios de otro tiempo, como el que atañe a la familia Gardner y a las tierras donde vivían en paz y prosperidad, hasta la llegada del meteorito, justo al lado del viejo pozo. Los lugareños más ancianos no osan hablar de lo que ocurrió en ese espacio que ahora se mantiene yermo y ponzoñoso… salvo el viejo Ammi Pierce.

Con esta llamada a la atención del lector, Lovecraft comienza la historia de los Gardner, y los extraños acontecimientos que acontecieron al lugar y a los habitantes del mismo tras la caída de aquella cosa que parecía una roca incandescente, pero que sin embargo irradiaba un espectro de colores nunca visto.

Pionero de la ciencia ficción

El lector que esté familiarizado con la obra de Lovecraft sabrá que la mayor parte de la misma está ambientado en un territorio inspirado en los paisajes de Nueva Inglaterra que poblaron las fantasías de su infancia. Un sinfín de localidades (Miskatonic, Insmouth, Arkham…) conectadas por los inconcebibles horrores que las acechan.

Para la ocasión, Lovecraft elige un paraje desolado y rural, siendo este un relato más cercano al género de la ciencia ficción que al horror, aunque beberá de ambos. La fábula en la que nos invita a sumergirnos nos traerá reminiscencias de otras historias (contemporáneas): Lovecraft ha sido y será una fuente constante de inspiración para las nuevas generaciones de escritores de terror.

Sucedió en junio, alrededor del aniversario de la caída del meteoro, y la pobre mujer empezó a gritar que había cosas que se movían en el aire y que no podía describir […] Aquellas cosas se movían, cambiaban, aleteaban y hacían que los tímpanos reverberasen ante estímulos que no eran propiamente sonidos.

“El color que cayó del espacio” es sin duda un relato redondo en todos los aspectos. Como decíamos, se trata de una historia espacial al uso donde los enigmas de mundos extraterrestres se dan de bruces con la realidad mundana: ¿qué ocurrirá con los Gardner? ¿Cómo les afectará este viajero llegado del espacio ignoto?

La atmósfera

Lovecraft declaró que esta narración breve era su mejor obra. Sin lugar a dudas consigue desligarse de otros relatos de género fantástico creando un nuevo tipo de terror nunca visto hasta la fecha. El autor de Providence no se explaya en la descripción de un monstruo terrorífico: es sólo un color, la casi imperceptibilidad de algo inaudito que lleva a los que lo presencian y sienten su influjo (y también al lector) al pánico más absoluto. No vemos nada, pero sus efectos son evidentes.

Creador genial de atmósferas opresivas, casi podemos ver el color que irradia el meteorito. Esto nos lleva a ensalzar la excelente labor llevada a cabo por Asensio para dar vida a esta historia y a sus inquietantes acontecimientos, en una fantasía bicolor que hará las delicias de los amantes de la narrativa ilustrada.

En definitiva, es este un volumen fascinante, imprescindible para los aficionados a la obra de Lovecraft y al género fantástico y de terror. No hay nada mejor que volver a las fuentes clásicas, a los pioneros de un género y descubrir que su obra permanece imperturbable al paso del tiempo. La edición de Nórdica editorial es sin duda un título a tener en cuenta para futuras lecturas. No se lo pierdan.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *