• Menu "top-menu" not defined.

 
 


 
Noticias
 

Fabada a muerte en Cocina Fusión

 
Fabada a muerte en cocina fusión
Fabada a muerte en cocina fusión
Fabada a muerte en cocina fusión

 
Generales
 

Historia
 
 
 
 
 


 
Autor
 
 
 
 
 


 
Edición
 
 
 
 
 


 
Portada
 
 
 
 
 


 
Total
 
 
 
 
 
5/5


Usuarios
1 veces puntuado

 


Bottom Line

Con este título, tan llamativo como abstracto, presentó el famoso chef de la impostura su primera novela. La Editorial Compañía Oriental de la Tinta apostó el pasado 2011 por unos ingredientes poco comunes en la despensa de un cocinero: rudos policías, espías internacionales, rubias atractivas, chinos cabreados, cadáveres y… latas asesinas. Falsarius Chef se ha convertido […]

1
Posted 08/07/2012 by

 
Reseña
 
 

Con este título, tan llamativo como abstracto, presentó el famoso chef de la impostura su primera novela. La Editorial Compañía Oriental de la Tinta apostó el pasado 2011 por unos ingredientes poco comunes en la despensa de un cocinero: rudos policías, espías internacionales, rubias atractivas, chinos cabreados, cadáveres y… latas asesinas.

Falsarius Chef se ha convertido en uno de los cocineros más conocidos de nuestro país gracias a su blog homónimo: http://www.falsariuschef.com/ Su primera publicación se remonta al 2008, cuando una nueva clase de cocina saltaba por primera vez a la red, pese a que quienes recurrían a ella habían sido siempre legión.

Si hay algo que lo caracteriza y desliga de su gremio es el tiempo de preparación que dedica a cada receta y los polémicos ingredientes que utiliza: conservas. Falsarius apuesta por una cocina honesta, sin pretensiones, donde los inexpertos y los expertos tengan las mismas oportunidades de triunfar ante sus huéspedes. Pero, eso sí, siempre desde la impostura más refinada. Que las latas sean tus aliadas no significa que el éxito esté asegurado: hay que saber darles el “toque casero”, y en eso Falsarius es El Chef.

Un cadáver en el tren

Falsarius viajaba en un tren destino a Madrid para firmar sus libros en una librería que lo tiene en alta estima. El largo viaje hacía mella en su cuerpo y las ganas de ir al baño se multiplicaban exponencialmente a cada kilómetro que avanzaban. Harto de esperar a quien estuviera ocupando el servicio, decidió apremiarlo con unos cuantos golpes en la puerta. Para su sorpresa, ésta no estaba cerrada y se abrió tras el impacto de sus nudillos.

Lo que Falsarius se encontró no pintaba nada bien: un señor de considerable tamaño se debatía entre la vida y la muerte sentado en el urinario. No se debía a un contratiempo digestivo, no, el enorme desconocido se retorcía asfixiado sin articular palabra ante la estupefacción del cocinero impostor. En un último forcejeo antes de desplomarse en el selo consiguió balbucir algo con poco sentido: “La lata… la lata…”.

El revisor no tardó en llegar y obligar a Falsarius a abrir la puerta, encontrándose a éste con las manos cubiertas de sangre, los pantalones bajados y una sonrisa torcida debajo de sus gafas y nariz postizas. Sin duda, el viaje había tomado no sólo un rumbo equivocado, también un cariz poco halagüeño para las próximas horas del chef.

La fabada con pedrigrí

En un primer vistazo el título de la novela puede despistar a cualquiera, pero según avanza la trama el lector descubre que está más que justificado. La historia gira en torno a la multitudinaria reunión anual de los cocineros más famosos de vanguardia, “Cocina Fusión”, y este año la novedad incluye una fabada benéfica de dimensiones descomunales preparada por la mayor cantidad de cocineros con estrellas Michelín que se haya visto jamás.

De una forma poco común, el desafortunado incidente ferroviario tendrá un vínculo importante y decisivo con el evento gastronómico. Como sólo podría hacerlo un verdadero impostor, el absurdo se viste de realidad en una trama que contiene tintes de thriller, novela de humor y recetario salvavidas.

Por mucho que Falsarius Chef intente advertirnos que cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia, algunos nombres ficticios bien podrían tener su equivalente real en el mundo de la cocina. Por eso el lector no tardará mucho en asociar al “cocinero vasco” o al restaurante “El Tulli” con posibles personas de carne y hueso y locales que se encuentran en el callejero.

Realidad enlatada

La novela está escrita en primera persona, cuyo protagonista es el mismísimo Falsarius Chef. Dividido en capítulos, el libro se presenta como la posible autobiografía de un señor que usa como disfraz unas gafas y una nariz falsa: surrealista y ficticia.

El estilo del autor es sencillo, espontáneo y atractivo. Quien haya seguido las peripecias del cocinero en sus apariciones televisivas y radiofónicas verá reflejado de inmediato cómo su encanto natural queda plasmado en el papel. Su indiscutible sentido del humor es insolente, ácido, sarcástico e inocente al mismo tiempo. La narración intercala sus divagaciones con la acción en presente y hechos pasados de forma fluida y clara. Así, entre risas y suspense, el ritmo in creccendo consigue que nuestros ojos devoren una novela colmada de imaginación y carisma.

Algo que no podría faltar en un libro de Falsarius, por muy novelesco que sea, son las exquisitas recetas que él prepara en 10 minutos. Como la guinda del pastel a un estreno literario, vuelve a aportar originalidad convirtiendo el consabido epíligo en un improvisado recetario donde se recogen los platos que han compartido protagonismo con él y el resto de personajes.

Siete propuestas diferentes donde podemos encontrar aperitivos, primeros platos, segundos y postres acompañados por suculentas fotografías. Entre ellos se encuentran sus archiconocidas empanalletas y una suculenta tarta de manzana que avivará el instinto de pequeño cocinero que todos llevamos dentro.

Cocina de vanguardia VS cocina tradicional

El escritor novel no sólo es conocido por darle vida y un toque casero y apetitoso a las lúgubres latas que atestan los supermercados y tampoco por su odio al microondas. Lo que a Falsarius le obliga a disfrazarse para pasar desapercibido ante el enemigo es su crítica sobre la comida que sólo alimenta los ojos.

A pesar del tono irónico e irreal que se advierte en muchas de las situaciones que se desarrollan en ‘Fabada a muerte en Cocina Fusión’, la demanda de una forma de cocinar moderna pero también apetitosa es una de las cosas que más destacan en la novela. No son pocas las ocasiones en las que el protagonista rechista ante la visión de un enorme plato con un pedazo de algo indescriptible y artísticamente elaborado que se intuye lejano y diminuto en el centro.

Falsarius no es el enemigo de la vanguardia gastronómica, es el abanderado de la comida que alimenta y que llena el estómago. Muchas veces desafiamos a la lógica y creemos que “cuanto más caro, mejor”, pero para eso él nos pone los pies en la tierra: “cuanto más caro, más hambre”. Esto no significa que el enemigo del microondas no sepa valorar el trabajo de sus colegas, él lo que realmente valora es la honestidad culinaria.

Edición impactante

Si el título no consigue captar la atención del público, el pollo desplumado con un cuchillo de carnicero entre pechuga y pechuga se encargará de hacerlo. Pero lo mejor se encuentra en el contenido, donde descubriremos una novela fresca en la que cualquier suposición quedará desmontada por la astucia y originalidad del autor.

Si tras la lectura de ‘Fabada a muerte en Cocina Fusión’ sienten curiosidad por saber en qué ocupa su tiempo actualmente Falsarius Chef pueden seguirlo en Twitter @falsarius, en su página web http://www.falsariuschef.com/ o en la apretada agenda que publica semanalmente en El Huffington Posthttp://www.huffingtonpost.es/falsarius-chef/

A los disidentes de las nuevas tecnologías, siempre les quedará la radio: http://www.cadenaser.com/a-vivir-que-son-dos-dias/


Mari Carmen Higueras Pacheco

 
Manchega. 25. Amante del café, la comida china, la costura, Internet, las tardes de lluvia y del almacenamiento de datos de cualquier tipo. Desde pequeña encontré en la lectura una fuente de información variada y constante. A día de hoy he leído más biografías y libros de Historia que del resto de géneros juntos. Cleopatra, Enrique VIII y, cómo no, la Segunda Guerra Mundial son mis temas fetiche. Con esta sección pretendo encontrar temas nuevos que venerar, información de interés y descubriros pequeñas joyas. Me estreno en El Mar de Tinta como periodista con muchas ganas de aprender y de sacar este nuevo proyecto adelante con éxito.


One Comment


  1.  
    Antonio Hilario Zamora

    Tiene una pinta excelente. Tensión, humor y recetas express. ¿Se puede pedir más?





Deja una respuesta

(required)