• Menu "top-menu" not defined.

 
 


 
Noticias
 

Afilado como un blues a medianoche

 

 
Generales
 

Autor:
 
Editorial:
 
Sello:
 
Número de páginas: 320
 
Historia
 
 
 
 
 


 
Autor
 
 
 
 
 


 
Edición
 
 
 
 
 


 
Portada
 
 
 
 
 


 
Total
 
 
 
 
 
4.5/5


Usuarios
4 totales

 

Positivo


Una trama que combina con maestría ficción e Historia. Y unos personajes, tanto reales como ficticios, absolutamente fascinantes.

Negativo


Nada.


0
Posted 18/02/2014 by

 
Reseña
 
 

En España se han escrito, y se siguen escribiendo, grandes novelas negras. Autores como Manuel Vázquez-Montalbán, Alicia Giménez Bartlett, Juan Madrid o Andreu Martín lo han dejado bien claro a lo largo de las últimas décadas. Lo que no resulta habitual es que dichas novelas transcurran en el escenario en el cual se gestaron un buen número de obras maestras del género: los Estados Unidos.

Pues eso es, precisamente, lo que ya ha hecho Javier Márquez Sánchez en dos ocasiones. Tanto en “Letal como un solo de Charlie Parker” como en “Afilado como un blues a medianoche” (publicadas ambas por Salto de Página), el “solucionador de problemas” Eddie “Siete Vidas” Bennett se mueve por diversas ciudades norteamericanas (aunque su “base de operaciones” se ubique en Las Vegas), compartiendo experiencias con un buen número de personajes a quienes se podría calificar con toda naturalidad como “leyendas”.

Siete Vidas

Afilado como un blues a medianoche” comienza en 1962 con una de las muertes que más ríos de tinta han hecho correr durante los últimos cincuenta años. Peter Lawford, cuñado de John y Robert Kennedy, solicita la ayuda de Bennett cuando se entera de que Marilyn Monroe ha fallecido. Lo que parece un suicidio (y pasó a la Historia como tal), resulta ser algo mucho más complejo.

Tras un breve flashback en el cual vemos a Bennett resolviendo un problema durante el rodaje de “Vidas rebeldes” en 1960 (momento en el cual conoció a Marilyn), la acción de la novela se traslada a 1963, uno de los años más convulsos en la Historia de los Estados Unidos.

En plena efervescencia del Movimiento por los derechos civiles, el protagonista de la “Afilado como un blues a medianoche” se enfrentará a un grupo racista que amenaza a Sammy Davis Jr. Tal situación tendrá unas repercusiones insospechadas, y acabará involucrando al “Siete Vidas” en una compleja trama en la cual parecen estar implicados grupos tan dispares (o tan afines) como la Mafia, la CIA y el FBI.

El Rat Pack

Que una denominación tan poco halagadora como “pandilla de ratas” defina a un grupo de actores y músicos legendarios resulta ciertamente curioso. Y, si bien es cierto que existen diversas versiones sobre cuál es el origen de la etiqueta Rat Pack, lo único que importa en realidad es saber quiénes componían dicho grupo.

En sus inicios, a mediados de los años cincuenta del siglo pasado, el sus miembros gravitaban alrededor de Humphrey Bogart, aunque el “liderazgo” no tardó en pasar a manos de un carismático Frank Sinatra, algo mucho más palpable tras la muerte de Bogart en 1957. Son varios los personajes famosos a quienes se considera como miembros en mayor o menor grado del grupo, pero el núcleo duro del mismo lo formaron, en su momento de máximo esplendor, Sinatra, Dean Martin y Sammy Davis Jr.

En “Afilado como un blues a medianoche”, Javier Márquez Sánchez otorga un gran protagonismo a los tres legendarios artistas, presentando una visión muy humana de los mismos, en la cual queda patente su inmensa admiración por el trío. La verdad es que pocos escritores en España pueden escribir con mayor conocimiento de causa sobre Sinatra, Martin y Davis, ya que el novelista sevillano firmó en su día el ensayo “Rat Pack. Viviendo a su manera”.

La interacción de Bennett con los miembros del Rat Pack nos permite comprobar la gran amistad que les unía y, al mismo tiempo, ofrece algún dato que demuestra que Sinatra y compañía no sólo eran un grupo de alegres calaveras. Por ejemplo, se destaca la importancia que la actitud antirracista de Frank Sinatra tuvo a la hora de hacer que determinados hoteles y casinos admitiesen a afroamericanos tras sus puertas. Un dato probablemente desconocido por el gran público.

La era Kennedy

La acción de la novela que nos ocupa transcurre a lo largo del periodo en el cual John Fitzgerald Kennedy ocupó la presidencia de los Estados Unidos. Kennedy, cuya muerte (diseccionada una y mil veces por conspiranoicos de todo el mundo) sigue siendo uno de los grandes enigmas por resolver del siglo XX, tan sólo ejerció su cargo durante algo menos de tres años. Sin embargo, en ese tiempo fueron muchos los acontecimientos históricos relevantes vividos en Norteamérica.

Entre otros hechos cabe destacar (por su importancia en “Afilado como un blues a medianoche”) el apoyo presidencial a la integración racial, la persecución implacable del crimen organizado y la posición contraria a aumentar la presencia norteamericana en Vietnam. Pero la era Kennedy también será recordada por el impulso dado al programa espacial o por la crisis de los misiles cubanos, por citar tan sólo un par de ejemplos más.

Y, por supuesto, tanto el presidente como su hermano Robert (fiscal general de la nación) pasaron a la Historia por sus agitadas vidas amorosas. Ambos políticos mantuvieron sendas relaciones con Marilyn Monroe, y muchos opinan que en ellas se encuentra la razón de la muerte de la actriz. Como ya hemos comentado antes, Javier Márquez Sánchez da su particular versión de los hechos en la novela, siendo ese tan sólo uno de los aspectos de la misma relacionados con los Kennedy.

Blues y combinados

Javier Márquez Sánchez ya nos sorprendió en su día con la excelente primera historia protagonizada por Eddie Bennett, ganadora del premio Novelpol a la mejor novela negra de 2012 y traducida al alemán y al inglés. Ahora, con “Afilado como un blues a medianoche”, ha conseguido superar el altísimo listón de la anterior entrega para firmar una obra que, a buen seguro, cosechará un éxito mayor que su predecesora.

Eddie Bennett es ya, por mérito propio, un personaje inolvidable, a la altura de Spade, Marlowe, Hammer o Carvalho (cuyo memorable cameo en el libro que nos ocupa hemos disfrutado enormemente). Sus aventuras, dignas de ser disfrutadas saboreando una copa de Southern Comfort o un sabroso cóctel, mientras suena de fondo alguna pieza de buen blues, satisfarán el paladar del más exigente aficionado a la novela negra. En El Mar de Tinta esperamos que “Afilado como un blues a medianoche” no sea la última vez que podamos disfrutar de las mismas.


José Rafael Martínez Pina

 
Nací en 1973. Me licencié en Filología Inglesa en la Universidad de Alicante, y soy profesor de inglés en mi propia academia. A pesar de trabajar doce horas al día, inexplicablemente encuentro tiempo para leer dos o tres libros cada semana. Además de la lectura, me apasionan la música, el cine, las buenas series de televisión, la comida china y escribir.


0 Comments



¡Se el primero en comentar!


Deja una respuesta


(required)