• Menu "top-menu" not defined.

 
 


 
Noticias
 

Crimen y castigo

 

 
Generales
 

Autor:
 
Sello:
 
Historia
 
 
 
 
 


 
Autor
 
 
 
 
 


 
Edición
 
 
 
 
 


 
Portada
 
 
 
 
 


 
Total
 
 
 
 
 
5/5


Usuarios
1 veces puntuado

 


0
Posted 05/03/2012 by

 
Reseña
 
 

Cuando Dostoievsky escribió esta novela, descendió hasta lo más profundo y recóndito de la mente humana para hablar sobre la verdad y la culpa. Se trata de un relato apasionante y brutal. En él encontramos remordimientos, dudas, explosiones de ira, justicia e injusticia, aún más dudas y personajes atormentados: todo esto, girando en torno al esclarecimiento de un crimen absurdo y cruel acontecido en uno de los barrios más sucios y sórdidos de las afueras de San Petersburgo, a principios del siglo XX.

El protagonista de la novela es Rodion Raskolnikov, un joven que ha abandonado los estudios y malvive en San Petersburgo dentro de un inmundo cuarto alquilado. No trabaja, ya que su madre y su hermana le hacen llegar el dinero que pueden conseguir a duras penas. En algunas ocasiones, para conseguir un poco más de peculio, Raskolnikov ha empeñado las humildes joyas procedentes de la escueta herencia familiar a una anciana cuya residencia se encuentra cercana a la del estudiante. En el transcurso de estos intercambios de compra-venta, conoce de la pequeña fortuna que atesora la anciana y en su mente se fragua la idea de un robo.

 Aunque en ningún momento se encuentra firmemente decidido a llevar a cabo su idea, ésta se va afianzando a través de las dudas y de los remordimientos que el sólo hecho de imaginar y planear su ruin acción le provocan. No obstante, persiste en su empeño y continúa visitando a la anciana para intercambiar sus miserables objetos por dinero. De este modo localiza los lugares en los que ella guarda lo entregado, así como la gaveta de la que extrae el dinero o la forma exacta de la llave que abre la cerradura del cajón con los objetos de valor. Una vez que estos detalles toman forma en su cabeza, decide cómo y cuándo va a llevar a cabo el atraco, teniendo muy claro desde el principio que el robo ha de incluir por fuerza el asesinato de la señora. Las dudas sobre si su acto es o no inmoral, y los pasos de la policía para el esclarecimiento del crimen, ocupan la segunda mitad de la novela.

 La culpa

Ésta es la novela de la fiebre. Un discurso interior desesperado que gira en torno al remordimiento y la inacción. Raskolnikov es un tipo absolutamente atormentado de quien al principio uno duda: ¿está realmente enfermo?, ¿sus tribulaciones son acaso producto de una permanente embriaguez? Es imposible empatizar con él. Decepciona muy pronto por su ínfima calidad humana, y cada uno de sus actos no hacen sino afianzar al lector sobre su miserable existencia. Es curioso que precisamente él sea incapaz de dejar de darle vueltas al asunto del asesinato intentando discernir si realmente es un acto vandálico, cruel e innecesario o si, por el contrario, es un acto de justicia social al librarla de un ser innecesario (la anciana) que sería preferible eliminar.

Raskolnikov lleva a cabo su espantoso crimen pero a pesar de todos sus esfuerzos, quebraderos mentales, abscesos de fiebre, temblores y sudores, su obra no se ve recompensada. Mantiene la duda acerca de la legitimidad de su acción y, además, no se enriquece gracias al botín sustraído, ya que lo poco que la fuerte tensión de sus nervios le permiten extraer del piso de la anciana lo termina escondiendo y abandonando en un sitio público para ocultar las pruebas que le señalen como culpable de asesinato.

 Una familia atormentada

Otros personajes que funcionan como pilares de la novela, junto a Raskolnikov, son su madre y hermana. También son seres deleznables, aunque sus comportamientos y existencias son mucho más disculpables que las del protagonista principal. En principio son personas honradas, digamos que únicamente son víctimas del tiempo y del lugar que les ha tocado vivir. Se ganan la vida a duras penas y según se desprende del texto ambas adoran a Raskolnikov: han depositado sus esperanzas en él y confían en que terminará con éxito los estudios para convertirse en un profesional con un buen trabajo.Su máxima aspiración en la vida –la de ambas– parece ser la de encontrar un buen marido para la hija (hermana de Raskolnikov): buen marido en este contexto significa alguien con el suficiente dinero para que ellas dejen de ser pobres, que esté dispuesto a casarse con la chica y que no la trate demasiado mal.

Aparece en sus vidas un personaje que cumple los requisitos para ocupar esta posición, cuya intervención también será definitiva en el asesinato, y que nos ayudará a conocer con un poco más de profundidad la personalidad de Raskolnikov, tan retorcida y enfermiza que siempre puede sorprender de nuevo. La llegada del pretendiente de su hermana sucede en el peor momento posible, ya que recibe la emocionada carta de su madre informándole de las novedades justo cuando acaba de cometer el delito. Desde el primer momento abomina de la idea del matrimonio y luchará con todos los medios a su alcance para evitarlo.

Hay otro personaje clave en la novela junto a quien Raskolnikov protagoniza algunos de los diálogos más impresionantes de toda la obra: el policía (Mermeládov) que sospecha desde el primer momento de su autoría, e intenta confundirle y engañarle para que confiese la verdad y sea arrestado. A través de frases con doble sentido aparentemente inocentes, procura sonsacarle información que le delate, y es en esas escenas donde la mente turbulenta del protagonista se revela en toda su oscuridad y retorcimiento: duda, tiene miedo, se pone nervioso, suda… para poco después reírse de todo y de sí mismo y restarle importancia al delito cometido. Más tarde toda la información vuelve a retorcerse en su cabeza y se sume en un sueño profundo y agitado, se desubica, delira. Luego se recompone e intenta seguir adelante como si nada hubiera pasado. Y ésa es la tónica habitual de su comportamiento. Delirante.

Dostoievsky

Nacido en Moscú en 1821 y muerto en San Petersburgo en 1881, es uno de los novelistas más importantes de todos los tiempos, influyendo su literatura en escritores de todo el mundo, tanto de su generación como de muchas otras posteriores. Su obra se caracteriza por ser pionera en analizar de una forma profunda y detallada la psique humana. Posee el estilo preciso y perfecto de los escritores de la vieja escuela, que parecen tener un manantial de frases perfectas en la punta de los dedos y escriben con una fluidez y una perfección asombrosas. La carrera profesional de Dostoievski estaba en un principio enfocada al servicio militar: por suerte para nosotros, la inclinación por los intereses literarios fue más fuerte y finalmente decidió dedicarse exclusivamente a la literatura.

Tomó la decisión de abandonar el ejército a raíz de la visita que Balzac hizo a Moscú: Dostoievsky quedó impresionado con su persona y tuvo acceso a sus libros, que también le marcaron profundamente (era un buen lector). Como sabía francés, se decidió a traducir “Eugenia Grandet” y fue entonces cuando supo que quería ser escritor. Pidió una excedencia en el ejército y se dedicó exclusivamente a escribir. Es indudable que tenía una técnica impecable, pero su literatura es desgarradora.

Dostoievsky conocía de primera mano los ambientes sórdidos por donde transcurren las andanzas de Raskolnikov, aunque gozó de mejor vida que su atormentado protagonista. Solía utilizar hechos reales de su vida para escribir, como puede comprobarse, sobre todo, leyendo “El jugador”.

Cuando uno finaliza la lectura de libros como “Crimen y castigo”, entiende por qué han permanecido a lo largo de generaciones como obras cumbres de la literatura mundial. En este caso, ni es un crimen no leerlo ni es un castigo hacerlo, como absurdamente se ha dicho. Es un verdadero placer, y les invito a que lo hagan: entenderán mucho mejor lo que digo.


Mar López

 
Apasionada lectora desde que recuerdo, estudié Biblioteconomía y Documentación por mi afición a los libros, con la intención de conocer en profundidad todo lo que estuviera relacionado con ese maravilloso objeto, tanto por dentro como por fuera. Después, he trabajado como librera, bibliotecaria y documentalista, siempre en cualquier lugar en el que pueda estar rodeada de papeles y libros. Además, mantengo mi propia bitácora, “El mar de letras”.


0 Comments



¡Se el primero en comentar!


Deja una respuesta


(required)