• Menu "top-menu" not defined.

 
 


 
Noticias
 

Damas oscuras. Cuentos de fantasmas de escritoras victorianas eminentes

 

 
Generales
 

Autor:
 
Editorial:
 
Sello:
 
Número de páginas: 490
 
Historia
 
 
 
 
 


 
Autor
 
 
 
 
 


 
Edición
 
 
 
 
 


 
Portada
 
 
 
 
 


 
Total
 
 
 
 
 
5/5


Usuarios
sin puntuar

 

Positivo


Encantará a los amantes del terror, la época victoriana y los clásicos. Interesante desde el punto de vista feminista, todas las autoras demuestran su indudable maestría.

Negativo


Nada.


0
Posted 21/02/2018 by

 
Reseña
 
 

A finales del año pasado, Impedimenta presentaba un volumen perfecto de forma y contenido: “Damas Oscuras”. Con el acostumbrado mimo de esta editorial, la obra es una antología de relatos fantasmagóricos escritos por mujeres. Damas de renombre que alcanzarían éxito reconocido entre el público lector de la época, y han pasado a la historia como algunas de las plumas más excelsas de la literatura universal.

El reinado de Victoria (1837-1901) fue extenso y de vital importancia para la historia de Inglaterra. Se unen durante el siglo XIX el apogeo del Imperio Británico y la primera Revolución Industrial. Los cambios culturales, económicos, sociales se sucedían a un ritmo frenético y se ha considerado por los estudiosos como una época de esplendor en todas sus facetas.

Autoras ilustres

En estos años, encontramos uno de los períodos más prolíficos de la literatura inglesa. Y uno de los más atractivos, en nuestra modesta opinión.

Esto se debe al gusto por las letras que caracterizó a la sociedad británica, la aparición de revistas (muchas de ellas editadas por Dickens) y, sobre todo, por la irrupción de la mujer en el mundo de la literatura. Igual que el período predecesor a la época victoriana  (regencia) nos ofreció obras inmortales como las de Jane Austen, Mary Shelley o Ann Radcliffe,  durante el reinado de Victoria fueron muchas las mujeres quienes, bajo seudónimos masculinos o sin ellos, publicaron sus relatos y novelas.

Hoy en día, cuando es imperativo dar a la mujer la importancia histórica que se merece, la iniciativa de Impedimenta viene como anillo al dedo para conocer más de cerca a estas autoras que, en una época difícil para el reconocimiento del talento femenino, supieron brillar y ser reconocidas por el público lector. Con todo, y dejando por un segundo a un lado el mensaje feminista, los veinte relatos que conforman “Damas oscuras” son excelentes, tanto por la calidad de las plumas de sus autoras como por la sugerente temática.

Cuentos al amor de la lumbre

Uno de las características más cautivadoras e interesantes de este período es la popularización de lo sobrenatural. El mundo de los espíritus, la comunicación con los mismos, la observación de hechos paranormales fascinó a la sociedad británica y muchas mentes privilegiadas del momento estudiaron y dieron credibilidad a este tipo de fenómenos, como Sir Arthur Conan Doyle, entre otros.

Sin embargo, lo que nos interesa aquí es la prolífica actividad literaria que este “macabro” gusto desató. Los relatos de fantasmas y espíritus tuvieron mucho éxito y se  acostumbraban a publicar en fechas destacadas, como la Navidad. Muchos de ellos inquietantes, otros con moraleja religiosa… las ambientes tenebrosos y escalofriantes invadieron cuentos y novelas, siendo esta antología un buen ejemplo del género: sus autoras son, todas y cada una de ellas, maestras de este tipo de ficción.

Más de un lustro de fanstamagoría

“Damas oscuras” arranca con una introducción a cargo de los editores que sirve para poner en antecedentes al lector: breves pinceladas sobre la importancia de los cuentos de fantasmas victorianos y las autoras que en la antología se incluyen. Los cuentos, ordenados cronológicamente, abarcan todo el período victoriano. De esta forma, podemos apreciar los sutiles cambios que sufre el género a medida que nos acercamos al siglo XX.

La temática, pese a ser parecida en todos los relatos, cambia de perspectiva en cada autora. Leídos desde la distancia temporal que nos separa, quedan un tanto deslucidos como despertador de terrores y, sin embargo, conservan la atmósfera inquietante capaz de perturbar al más incrédulo (sobre todo lo consigue, en nuestro caso, el cuento que firma Mary E. Wilkins).

Las historias que presentan son una ventana a la opresiva sociedad de la época (sobre todo para las mujeres) y también al folclore rural antes de que la sociedad urbana tuviese forma. Los fantasmas regresan al mundo “civilizado” y se presentan ante los protagonistas, en su mayoría masculinos y de clase burguesa y alta. Así, ganaban credibilidad ya que se afirmaba que las mujeres eran propensas a sufrir habitualmente estados de histeria y su testimonio era, cuando menos, incierto.

¿Quiénes son las Damas Oscuras?

Sin entrar en detalles sobre los argumentos de estos relatos, pues merece la pena que el lector los descubra por sí mismo, apuntamos que las obras las firman mujeres literatas reconocidas como Charlotte Brönte, Elizabeth Gaskell, Rosa Mulholland, Willa Cather o Charlotte Riddell, entre otras. Escritoras que llevaron el género a un punto álgido y abrieron camino a otros muchos que siguieron sus pasos.

Apuntamos que ninguno de estos cuentos deja indiferente y consiguen transmitir la atmósfera que todos buscamos en un buen relato de fantasmas: mansiones enormes con puertas cerradas, ruidos extraños al caer la noche, criptas mohosas, retratos perturbadores, presencias etéreas… Desde  El Mar de Tinta creemos que cualquier lector avezado encontrará disfrute durante su lectura y ningún aficionado al género de terror debería perderse la oportunidad de conocer a un elenco de escritoras como éste. Nuestros cuentos preferidos del volumen, junto al ya mencionado “El solar” de Mary E. Wilkins, son “La aventura de Winthrop” y “No administrar antes de dormir”. Los escenarios de los relatos son cambiantes y pintorescos: sus autoras sitúan las historias en parajes desolados irlandeses, la cautivadora y deslumbrante Italia o los Estados del Nuevo Mundo. Lo mismo sucede con los temas que se plantean: la religión, la vida en el más allá, la necesidad de ser piadoso en esta vida para no sufrir el castigo eterno. Interrogantes implícitos en los cuentos que dan pie a una lectura más profunda de los mismos.

En cuanto a la edición, sólo cabe decir que es sublime. Tapa dura con sobrecubierta y cautivadora portada, el papel de calidad al cual Impedimenta ya nos tiene acostumbrados y marcapáginas de tela: una edición de lujo ideal para darse un capricho sibarita. Finaliza este volumen redondo con una nota bibliográfica con el lugar y la fecha de publicación de cada relato.


Almudena Avilés Martínez

 
Periodista y futura historiadora del Arte. Actualmente compagino mi trabajo en una mutua con mi pasión por la lectura. Además me gusta el cine, la ciencia, el arte, la música, la cocina y, de vez en cuando, esbozar cuentos para niños que espero algún día ver publicados.


0 Comments



¡Se el primero en comentar!


Deja una respuesta


(required)