• Menu "top-menu" not defined.

 
 


 
Noticias
 

El hombre de la máscara de espejos

 

 
Generales
 

Autor: ,
 
Editorial:
 
Sello:
 
Número de páginas: 544
 
Historia
 
 
 
 
 


 
Autor
 
 
 
 
 


 
Edición
 
 
 
 
 


 
Portada
 
 
 
 
 


 
Total
 
 
 
 
 
3.5/5


Usuarios
8 totales

 

Positivo


Una estupenda novela negra de lectura ágil, con una trama interesante y magníficos personajes.

Negativo


Nada destacable.


3
Posted 06/10/2014 by

 
Reseña
 
 

En 2012, el criminólogo y psicólogo Vicente Garrido unió fuerzas con la periodista, escritora, historiadora del arte y perfiladora criminal Nieves Abarca para escribir “Crímenes exquisitos”. En esa primera colaboración literaria, ambos autores nos presentaron a dos de los personajes más interesantes del panorama literario español reciente: la inspectora Valentina Negro y el criminólogo Javier Sanjuán.

Además de contar con una pareja protagonista de excepción, en “Crímenes exquisitos” también conocimos al Artista, un asesino en serie obsesionado por convertir a sus víctimas en reproducciones de conocidas obras de arte. Tras “Crímenes exquisitos” llegó “Martyrium” (2013), en la cual Valentina viajaba a Roma para colaborar en la búsqueda de otro asesino múltiple conocido como Il Mostro. Y ahora, fieles a su cita anual, Garrido y Abarca nos ofrecen “El hombre de la máscara de espejos”, la novela que confirma sin ningún género de dudas su posición de privilegio en el ámbito de la novela negra publicada en castellano.

El palacio de la oscuridad

Tras el sorprendente y dramático final de “Martyrium”, las vidas de Valentina Negro y Javier Sanjuán han seguido caminos separados. Mientras el criminólogo continúa dando clases en la Universidad de Valencia, la inspectora y sus compañeros se esfuerzan por detener a un violador serial de adolescentes apodado el Peluquero que tiene en jaque a los habitantes de A Coruña. Sin embargo, cuando Valentina consiga capturar al peligroso criminal, lo hará empleando tanta violencia que habrá de responder por ello ante los tribunales.

Mientras llega ese momento, los superiores de la inspectora deciden que se someta a tratamiento psicológico y, en lugar de apartarla del servicio activo, prefieren mantenerla ocupada revisando el caso de la desaparición de la joven Belén Egea, ocurrida tres años atrás. Al mismo tiempo, un periodista e investigador del misterioso amigo de Sanjuán descubrirá la existencia de una organización criminal dedicada al secuestro, la tortura y el asesinato de mujeres jóvenes y hermosas, atrocidades que son filmadas para su comercialización por un misterioso personaje cuyo rostro se oculta tras una máscara cubierta de espejos.

Cuando se descubra que el caso investigado por la inspectora Negro y el hallazgo del amigo del criminólogo están relacionados, Valentina y Javier se reencontrarán para enfrentarse juntos, una vez más, contra la maldad sin límite de unos seres humanos carentes de moral y escrúpulos. Con ramificaciones en Madrid y Edimburgo, la investigación resultará tan compleja como peligrosa para los protagonistas de “El hombre de la máscara de espejos”.

Las películas snuff

Consideradas como una de las leyendas urbanas más aterradoras del siglo XX, las snuff movies han servido como base para unas cuantas películas en las cuales se ha explorado esta derivación malsana del cine. Personajes desalmados dispuestos a filmar las más terribles aberraciones para deleite de sus enfermos clientes se pasean por obras cinematográficas tan interesantes como “Tesis”, “Asesinato en 8 mm” o la polémica y durísima “A Serbian Film”.

Si bien hay abundantes libros en inglés sobre el tema (la impactante “Survivor” de J. F. Gonzalez, no recomendada para estómagos sensibles, es un buen ejemplo), más difícil resulta encontrar novelas escritas en castellano en las cuales este tipo de filmaciones ocupen un lugar destacado. En El Mar de Tinta sólo hemos localizado la argentina “Petite Mort” de Matías Bragagnolo, aunque sin duda habrá otros volúmenes cuya existencia desconocemos.

Lo que sí resulta indudable es que el cine snuff, elemento fundamental de la trama de “El hombre de la máscara de espejos”, posee una innegable capacidad para aterrorizarnos. Y es que, por mucho que nos neguemos a aceptar su posible existencia real, la propia naturaleza humana hace que no nos resulte demasiado difícil concebir la posibilidad de que existan personas capaces tanto de crearlo como de pagar enormes sumas de dinero por tener acceso al mismo.

Un festival de referencias

Adentrarse en las páginas de la más reciente novela de Vicente Garrido y Nieves Abarca supone introducirse en un universo plagado de referencias de todo tipo. Así, el lector con un nivel alto de “cultura popular” disfrutará descubriendo los abundantes guiños que los autores han introducido en el texto (si bien es cierto que captar esos Easter eggs no resulta indispensable para disfrutar con la lectura del mismo).

Abundan los apuntes de corte literario (con el maravillo poema de Poe “El cuervo” a la cabeza), comiquero (la “Valentina” de Guido Crepax), televisivo (“Twin Peaks”) y, sobre todo, los relacionados con el mundo del cine, principalmente (pero no exclusivamente) con el expresionismo alemán. Así, apellidos ilustres y clásicos como los de Murnau, Lang o Cocteau se dan la mano con los más recientes Argento o Pitof, ante la cautivadora mirada de la hermosísima Louise Brooks.

En cuanto a los homenajes personales, no faltan en la novela referencias a los mediáticos Iker Jiménez y Carmen Porter, y el viejo falsificador y ladrón de arte retirado Clementius van Berden trae en seguida a la mente la carismática figura de René Alphonse van den Berghe, más conocido como Erik el Belga. Finalmente, un asesino en serie norteamericano poco conocido pero de terrible trayectoria, el doctor H. H. Holmes, inspira cierto elemento de la trama que nos abstendremos de mencionar para evitar molestos spoilers.

Novela negra de calidad

“El hombre de la máscara de espejos” es un libro que, al igual que sus predecesores, combina a la perfección una trama interesante, documentada y trepidante con unos personajes inolvidables. Da igual que se trate de protagonistas o de secundarios, Garrido y Abarca saben dotar de vida a todos ellos y, en ocasiones (como en caso del inspector Hugh Macfarlain, por ejemplo), consiguen que sus creaciones literarias dejen una huella muy profunda en el lector.

Publicada por Ediciones B, “El hombre de la máscara de espejos” es una excelente novela que puede leerse de forma independiente, si bien se disfrutará mucho más si se conocen las dos entregas anteriores de la serie. Vicente Garrido y Nieves Abarca no dejan de sorprendernos con cada nuevo libro que escriben, con lo cual ahora sólo queda preguntarse: ¿qué nos deparará la próxima novela protagonizada por Valentina Negro y Javier Sanjuán? Esperamos conocer la respuesta el año que viene.


José Rafael Martínez Pina

 
Nací en 1973. Me licencié en Filología Inglesa en la Universidad de Alicante, y soy profesor de inglés en mi propia academia. A pesar de trabajar doce horas al día, inexplicablemente encuentro tiempo para leer dos o tres libros cada semana. Además de la lectura, me apasionan la música, el cine, las buenas series de televisión, la comida china y escribir.


  1.  
    José Rafael Martínez Pina

    Muchas gracias por vuestros comentarios, Cristina y Vicente. Estoy seguro de que un gran número de lectores están deseando leer muchas nuevas aventuras de Valentina Negro.




  2.  
    Vicente Garrido

    Muchas gracias de nuevo por esta excelente reseña; es impecable porque “calas” por completo el libro. Espero que más lectores opinen como tú… y pronto vuelva Valentina Negro.





Deja una respuesta


(required)