• Menu "top-menu" not defined.

 
 


 
Noticias
 

El leopardo de las nieves

 

 
Generales
 

Autor:
 
Editorial:
 
Sello:
 
Número de páginas: 366
 
Historia
 
 
 
 
 


 
Autor
 
 
 
 
 


 
Edición
 
 
 
 
 


 
Portada
 
 
 
 
 


 
Total
 
 
 
 
 
4/5


Usuarios
2 totales

 

Positivo


Gran homenaje a la naturaleza mística y salvaje del Himalaya.

Negativo


Un arranque algo lento .


0
Posted 15/01/2016 by

 
Reseña
 
 

Editorial Siruela nos trae la reedición de un clásico de la literatura de viajes, “El leopardo de las nieves” de Peter Matthiessen, ganador del National Book Award en 1978. Un compendio literario, viajero, místico y naturalista para aquellos lectores que sueñen con penetrar en las misteriosas tierras del Tíbet.

Decía el sabio Rabi Nachmann que al igual que la mano ante los ojos oculta la montaña más alta, la insignificante vida terrena esconde a la vista enormes luces y misterios y quien es capaz de apartarla, como quien aparta una mano, contempla el brillo esplendoroso de los mundos interiores. Eso es lo que le ocurrió a Peter Matthiessen, escritor y explorador, cuando inició su andadura por las escarpadas Himalayas y las salvajes tierras del Dolpo. Lo que empezó como una expedición científica, llena de datos y experiencias dolorosas (hambre, frío, cansancio, preocupación) acabó dando paso a un viaje interior en el que lo terrenal se aparta, como la mano de Rabi Nachmann, para dar paso a la luz de una experiencia mística.

En la montaña de Cristal

En el otoño de 1973, el escritor Peter Matthiessen y el zoologo George Schaller emprendieron una expedición a la Montaña de Cristal, en la meseta del Tíbet, para estudiar los hábitos del baral o carnero azul del Himalaya. Al menos esa era la versión oficial, ya que el corazón de los aventureros albergaba a otra criatura aún más misteriosa: el invisible, silencioso y esquivo leopardo de las nieves.

La narración se estructura como un diario de viaje dividido en cuatro etapas: “Hacia el Oeste” comienza en septiembre a las afueras de Pokhara y finaliza en el valle de Dhorpatan. La segunda etapa, “Hacia el norte”, cubre la distancia entre Dhorpatan y Shey a lo largo del mes de octubre. Y finalmente noviembre sorprende a nuestros exploradores en “La Montaña de Cristal”, donde la prosa de Matthiessen se desboca para volver a encauzarse en el último episodio, “Camino de casa”, que funciona como anticlimax y cierra la narración.

Y quizás sea eso lo que Tukten sabe: que el viaje a Dolpo, paso a paso y día a día, es la Joya en en el Corazón del Loto, el Tao, el Camino, la Senda, pero no más que los pequeños sucesos de los días que transcurren en el hogar. Las enseñanzas que nos ofreció el lama Tupjuk, con el leopardo de las nieves vigilando desde las rocas y las Montañas de Cristal navegando en el cielo no era, como yo pensé, la sabiduría de un hombre, sino la espléndida manifestación de lo divino en toda la humanidad.

Una peregrinación literaria

No vamos a negar que “El leopardo de las nieves” comienza de una manera un poco desalentadora. Al igual que el paso cansino de los porteadores tibetanos, la narración es entrecortada, desapasionada, aliñada con unas cuantas descripciones frugales y pequeñas notas sobre filosofía oriental. Parece ser que la dureza del camino hace mella en el escritor quien, falto de fuerzas y de ilusión, se limita a ir apuntando datos.

Sin embargo, el discurrir de la ruta hacia el norte trae consigo el endurecimiento del cuerpo. Matthiessen acaba aclimatándose a la altura y a la frugalidad, lo que le permite alzar la mirada al paisaje que le rodea y, por fin, escribir con el corazón. Las montañas y sus pobladores se llenan de vida, y el leopardo aparece como símbolo de la afanosa búsqueda espiritual del viajero.

Si el leopardo de las nieves se manifestara, estoy preparado. Si no es así, eso quiere decir que no estoy preparado. Me basta con saber que el leopardo es , que está aquí, que sus ojos helados nos vigilan desde la montaña.

En esa búsqueda espiritual, Matthiessen descubrió algo que luego le acompañaría durante toda su vida: las enseñanzas budistas. No debe sorprendernos que después de estos tres intensos meses de vivencias en una naturaleza tan salvaje como mística, el escritor acabase por abrazar la filosofía zen y se convirtiera, con el paso de los años, en monje budista.

Desde aquí cuatro postes altos, estandartes de plegarias azules y blancas restallan al viento, enviando OM MANI PADME HUM en las diez direcciones. Los cielos están cambiando, y al atardecer, aparece el pico Annapurna. Las montañas de este valle se han vestido de blanco.

Matthiessen, naturalista y escritor

Peter Matthiessen (Nueva York, 2927 – Sagaponack 2014), naturalista y escritor estadounidense, dedicó su pluma tanto a la literatura de ficción como a ensayos de corte científicos e histórico. Fruto de la época y de una fuerte inclinación personal, nacen una serie de obras que se centran en la investigación de temas indígenas, tales como “En el espíritu de Caballo Loco” con la cultura amerindia, “Los silencios de África” o el propio “El leopardo de las nieves”, por su exploración del sistema de creencias tibetano.

Sin embargo es difícil encasillar un libro como éste dentro de un género literario concreto. En la pasada reedición del 2008, a cargo también de Siruela, fue incluido dentro del catálogo “Ojo del Tiempo”. Esta selección de títulos se centra en obras de no ficción histórica y literaria, biografías, narrativas de viajes… Sin embargo en la actual reedición (un precioso volumen en tapa dura) la obra ha pasado a la sección “Libros del Tiempo”, de corte más heterogéneo. Quizás porque “El leopardo de las nieves” es más que un libro de viajes: por su prosa y profundidad, se trata de literatura en el sentido más amplio de la palabra.


Leyre Segura Azkune

 
Mercenaria del arte y la palabra escrita, he trabajado como periodista, profesora, investigadora y conferenciante siempre al servicio de divulgación cultural. Soy licenciada en Historia del Arte por la Universidad Complutense de Madrid y toda mi trayectoria, tanto académica como laboral, está dirigida a la difusión cultural.


0 Comments



¡Se el primero en comentar!


Deja una respuesta


(required)