• Menu "top-menu" not defined.

 
 


 
Noticias
 

El regreso de Reginald Perrin

 

 
Generales
 

Autor:
 
Editorial:
 
Sello:
 
Número de páginas: 272
 
Historia
 
 
 
 
 


 
Autor
 
 
 
 
 


 
Edición
 
 
 
 
 


 
Portada
 
 
 
 
 


 
Total
 
 
 
 
 
4.5/5


Usuarios
4 totales

 

Positivo


Entretenida e ingeniosa, se lee en un suspiro.

Negativo


Un final abierto que pide a gritos la edición de la siguiente novela de la serie.


0
Posted 24/11/2013 by

 
Reseña
 
 

En “Caída y auge de Reginald Perrin”, David Nobbs dio vida a un personaje que fue recibido de manera entusiasta por el público británico. Reginald Iolanthe Perrin, un hombre de mediana edad, asfixiado por la rutina de un trabajo sin alicientes y con una vida matrimonial monótona, sueña en la novela con empezar de cero y disfrutar de una nueva y mucho más satisfactoria existencia.

En determinado momento la fantasía deja paso a la realidad, y Perrin decide fingir su propio suicidio para, tras construirse una nueva identidad (la de Martin Wellbourne), gozar de la libertad de ser por fin el hombre que desea ser. Sin embargo, no tardará en descubrir que echa de menos su vida anterior, de modo que acabará volviendo a casarse con su mujer (quien finge no reconocerle) y regresando, en un nuevo puesto, a la empresa en la cual trabajaba.

Del fondo a la cima

“El regreso de Reginald Perrin” presenta al protagonista de la anterior novela sumido de nuevo en la monotonía de la cual tanto deseaba escapar. Cuando, harto de fingimientos, confiese a todo el mundo que no es Martin Wellbourne, tal revelación conllevará su inmediato despido y, lógicamente, nuevos cambios en su día a día.

Ante la dificultad para encontrar empleo, Perrin acabará trabajando en una granja porcina, algo que sin duda podría considerarse como el proverbial “tocar fondo”. Será entonces cuando se le ocurra una idea absurda: crear una tienda llamada “Basura” en la cual sólo se venderán artículos completamente inútiles (aros cuadrados, comida sin sabor, saleros y pimenteros sin agujeros, ceniceros sin fondo, etcétera).

Poco podía imaginar el bueno de Reggie que un concepto tan descabellado acabaría tornándose todo un acontecimiento empresarial. “Basura” se convertirá en una franquicia de éxito que contará incluso con tiendas fuera del Reino Unido. Así, transformado de la noche a la mañana en un hombre adinerado respetado por todos, Reginald Perrin descubrirá que en la cima del mundo también hay lugar para el hastío y la monotonía.

El negocio de vender basura

“El regreso de Reginald Perrin” toca, de forma más o menos intensa, temas tan escabrosos como el incesto, el adulterio, la existencia de organizaciones paramilitares clandestinas o el exhibicionismo con agresión sexual incluida. Una lista un tanto peculiar si consideramos que nos encontramos ante una novela humorística (¿o quizá no lo sea tanto?), cuyo análisis excede con mucho el espacio del cual disponemos.

Nos centraremos en su lugar en uno de los elementos fundamentales presentes en la novela: la estupidez de los consumidores. Un tema que sigue tan a la orden del día en la actualidad como cuando se publicó, en 1977, la primera edición del libro de Nobbs.

Reginald Perrin se hace rico vendiendo objetos que publicita como completamente inservibles en un alarde de honradez comercial. Y la gente no sólo los compra, sino que demanda constantemente nuevos artículos por los cuales pagar los precios desorbitados que son marca de la casa en las tiendas “Basura”.

Resulta descorazonador comprobar lo poco que hemos evolucionado los consumidores varias décadas después. Seguimos comprando de manera compulsiva cosas que no necesitamos: productos inútiles, de calidad nefasta y de un mal gusto apabullante (piensen en las “tele tiendas” o en los comercios regentados por ciudadanos procedentes de China). Vender “basura” es, a día de hoy, un negocio que cuenta con una salud envidiable. Probablemente Reggie Perrin apreciaría en su justa medida la ironía de la situación.

Sobre televisión y novelas

La historia del protagonista de la novela que nos ocupa es tan compleja como fascinante. David Nobbs publicó “Caída y auge de Reginald Perrin” (cuyo título original fue “The Death of Reginald Perrin”)  en 1975, y la novela fue adaptada (con guiones del propio Nobbs) en forma de miniserie televisiva en 1976.

El éxito de la serie, protagonizada por un extraordinario Leonard Rossiter y emitida en España en varias ocasiones, propició la filmación de dos nuevas temporadas. Estas miniseries fueron novelizadas como “El regreso de Reginald Perrin” y “The Better World of Reginald Perrin”, de modo que se produjo una curiosa retroalimentación entre literatura y televisión.

Ya a mediados de los años noventa aparecieron una nueva miniserie y su correspondiente novela: “The Legacy of Reginald Perrin”. La existencia de un remake de las series originales emitido por la BBC 2010 demuestra la gran popularidad de la cual goza el personaje creado por Nobbs en el Reino Unido, nación en la cual Reginald Perrin es todo un arquetipo reconocible ya por varias generaciones.

Una edición impecable

Impedimenta es una de esas escasas editoriales que cuidan hasta el mínimo detalle cada uno de los libros que publican. Su edición de “El regreso de Reginald Perrin”, con traducción de Julia Osuna Aguilar y un interesante postfacio firmado por Kiko Amat, es un nuevo ejemplo de cómo se debe cuidar tanto el continente como el contenido de cualquier obra que llegue a las librerías.

Desde El Mar de Tinta recomendamos tanto “Caída y auge de Reginald Perrin” como “El regreso de Reginald Perrin” sin reserva alguna. Estamos convencidos de encontrarnos ante dos novelas que, entre ironía y fino humor inglés, ofrecen al lector avispado numerosos elementos dignos de una profunda y necesaria reflexión.


José Rafael Martínez Pina

 
Nací en 1973. Me licencié en Filología Inglesa en la Universidad de Alicante, y soy profesor de inglés en mi propia academia. A pesar de trabajar doce horas al día, inexplicablemente encuentro tiempo para leer dos o tres libros cada semana. Además de la lectura, me apasionan la música, el cine, las buenas series de televisión, la comida china y escribir.


0 Comments



¡Se el primero en comentar!


Deja una respuesta


(required)