• Menu "top-menu" not defined.

 
 


 
Noticias
 

Historia Torcida de España

 

 
Generales
 

Historia
 
 
 
 
 


 
Autor
 
 
 
 
 


 
Edición
 
 
 
 
 


 
Portada
 
 
 
 
 


 
Total
 
 
 
 
 
0/5


Usuarios
3 totales

 


Bottom Line

Si en su etapa educativa los textos repletos de nombres y fechas consiguieron que odiase la asignatura de historia, ahora es el momento de reconciliarse con ella. Después de “Historia Torcida de la Literatura”, el catalán Javier Traité regresa con “Historia Torcida de España” (Editorial Principal de los Libros), un libro intenso sobre nuestros antepasados […]

0
Posted 04/09/2013 by

 
Reseña
 
 

Si en su etapa educativa los textos repletos de nombres y fechas consiguieron que odiase la asignatura de historia, ahora es el momento de reconciliarse con ella. Después de “Historia Torcida de la Literatura”, el catalán Javier Traité regresa con “Historia Torcida de España” (Editorial Principal de los Libros), un libro intenso sobre nuestros antepasados sin escatimar en humor y en paralelismos con la realidad.

Sólo quien ha investigado hasta conocer a fondo los precedentes y la actualidad podía sumergirse en un proyecto tan ambicioso como contar la historia de nuestro país en quinientas páginas. Un completo anecdotario donde el sarcasmo es la clave para engancharse, tenía que ser fruto del encomiable trabajo de Javier Traité. Esta crónica de un país muy loco, como él mismo la define, nos acercará a esos rinconcitos insospechados de la vida ausentes en los programas de los centros de enseñanza.

Un país loco de atar

Ya nos avisa el historiador al comienzo: “Estoy harto de lamentos. También de patriotismo barato. ¿Qué más da, si sólo hemos nacido aquí por casualidad?”. Una vez quitada la coraza de prejuicios y sin ánimo de inclinarse hacia ideologías de ningún tipo, el lector ya se siente preparado para iniciar un viaje sin retorno para ver España de un modo, cuanto menos, diferente. Ahora bien, no vale saltarse partes. Ni si quiera la prehistoria. Para comprender el presente y reírse de él es obligatorio leerse los precedentes.

Por nuestro país han pasado celtas, íberos, fenicios, griegos, judíos, germanos… Fueron mayoritariamente los Reyes Católicos (impulsores, entre otras cosas, de la Santa Inquisición) los creadores del sentimiento de pertenencia a un lugar que había que defender. Así se explica ese afán por acabar con la expansión islámica cuando aquí se hacía lo propio abriendo fronteras y violentando a los latinoamericanos por cortesía de Cristóbal Colón.

Que nos gusta la acción es algo irrefutable. Quizás tanto como el ocio y la lotería. ¿Sabían que dicho juego de azar se lo trajo el Marqués de Esquilache de Italia en tiempos de Carlos III? Obligar a la gente a pagar impuestos provocaba cierto malestar social, por lo que la Lotería Nacional suavizó el problema: “si organizabas un concurso de boletos y decías que uno de aquellos boletos estaría premiado con 10.000 coronas, ¡la gente te los compraba por el doble de lo que no quería pagar como impuestos! (…) Por eso a día de hoy sigue activo”.

Desde luego, si hay algo en lo que los políticos de diferentes partidos estarían de acuerdo a la hora de redactar una Ley Educativa sería en no incluir detalles como los que contiene este libro. Nadie se libra de la “guillotina traiteriana”: monárquicos, republicanos, conservadores, progresistas, dictadores, sindicalistas…. cada cual tiene su doble rasero digno de pasar por la vara de medir de “Historia Torcida de España”.

Condimentos indispensables

Acompañar acontecimientos reales con conversaciones ficticias es el punto fuerte de Traité. Podemos, por ejemplo, abrir el libro en la página 312 y toparnos con el reinado de Fernando VII. La emancipación de las colonias americanas se hacía inevitable; los debates sobre si aquellas personas eran tan humanas como los “españoles de pura cepa” pululaban con naturalidad: “-Señora, me temo que su hijo tiene una octava parte de mulato y una quinta de zambo. Su abuela era una golfa. Y su hijo será un despojado. – ¿Y cómo lo sabe? – Me ofende usted, soy un profesional. Y soy blanco”.

A lo largo de las seis partes subdivididas en cincuenta y tres capítulos predomina el estilo coloquial junto a los documentos gráficos y fotografías en blanco y negro. Llama la atención el esquema en el que se observa el reparto del tiempo en la España Medieval Cristiana: matar moros era la diversión por excelencia, con un 45%; le seguía muy de cerca matar cristianos (35%) y ya de lejos matar en el extranjero un 15%. Vivir en paz era demasiado aburrido, sólo le dedicaban el 5% de su preciada existencia.

Por otro lado, Traité no oculta su pasión por la literatura de fantasía. Un apartado entero está dedicado a “formatear” los títulos de la saga de Juego de Tronos (Juego de Cromos, Tormenta de Gitanos, Choque de Memos, Danza de Trabucos, Festín de Absolutismo, Sueño de Criollos y Vientos de Carlismo) para abarcar los inicios de la España de los Borbones en 1700 y el ascenso de Isabel II tras la muerte de Fernando VII, mientras que la mención a Dan Brown en los capítulos del reinado de Isabel II es para troncharse de risa.

De literatos a gobernantes

Javier Traité es un joven treintañero asentado en Barcelona. Estudió Historia en una de las etapas más convulsas de la democracia española: las polémicas alianzas entre Bush y Aznar, la invasión de Iraq y el fatídico atentado del 11-M. Traité además de apasionado de la historia es un enamorado de la literatura: ser librero y creador del blog “Literatura Torcida” tienen bastante culpa en la publicación de “Historia Torcida de la Literatura”, editada en 2010 por la que se ha transformado en casi su segunda casa, Principal de los Libros.

Posteriormente vio la luz el blog “Esto es un disparate”. El ingenio de Traité vuelve a manifestarse en su peculiar forma de analizar cuestiones de índole política. Sin embargo, “Historia Torcida de España” no alberga un extenso capítulo sobre sucesos recientes. Si bien hay algunas pinceladas concernientes al gobierno de Mariano Rajoy, nada encontrarán más allá de lo sucedido a partir del 8 de octubre de 2012. Hallarán, eso sí, las herramientas imprescindibles con las que les invitamos a sacar sus propias conclusiones. Nunca leer la historia de un país había sido divertido a la par de pedagógico.


Cristina Aibar García

 
Soy una periodista madrileña especializada en radio. El dominio de la palabra nos hace más fuertes, y en mi carrera de fondo por lograrlo cobra gran importancia la lectura. Su presencia en mi vida se la debo a mi madre, quien desde muy pequeña me inculcó su amor por la literatura. Otras de mis aficiones son pintar y practicar escalada. Ambas, junto al placer de leer, dejan que roce por momentos la agradable sensación de libertad.


0 Comments



¡Se el primero en comentar!


Deja una respuesta


(required)