• Menu "top-menu" not defined.

 
 


 
Noticias
 

Las Furias de Alera

 

 
Generales
 

Historia
 
 
 
 
 


 
Autor
 
 
 
 
 


 
Edición
 
 
 
 
 


 
Portada
 
 
 
 
 


 
Total
 
 
 
 
 
5/5


Usuarios
1 veces puntuado

 


Bottom Line

En el contexto habitual de la narrativa fantástica, los personajes dotados de habilidades sobrehumanas, normalmente con un origen mágico, suelen ser la excepción. Su poder les señala como seres especiales, separados del resto de la sociedad, temidos y respetados a partes iguales. Ahora bien, en un reino cuyos habitantes son todos capaces, en mayor o […]

0
Posted 23/01/2013 by

 
Reseña
 
 

En el contexto habitual de la narrativa fantástica, los personajes dotados de habilidades sobrehumanas, normalmente con un origen mágico, suelen ser la excepción. Su poder les señala como seres especiales, separados del resto de la sociedad, temidos y respetados a partes iguales. Ahora bien, en un reino cuyos habitantes son todos capaces, en mayor o menor medida, de manipular los elementos naturales, ¿qué ocurriría si alguien naciera sin dicha capacidad?

Eso es, precisamente, lo que le ocurre al joven Tavi. Los pobladores de Alera, el estado más poderoso del mundo, controlan a una suerte de espíritus naturales, las Furias, vinculadas a tierra, aire, fuego, agua, madera y metal. Sin embargo, Tavi es incapaz de desarrollar un don que probablemente no posea. Así, mientras pastorea las ovejas de su tío, el estatúder Bernard, sueña con poder estudiar algún día en la Academia, un lugar donde se valora más la inteligencia que la habilidad para controlar a las Furias.

El reino en peligro

Uno de los Señores de Alera ha decidido traicionar al Primer Señor Gaius Primus y, para ello, ha sellado una alianza con los marat, un pueblo salvaje que fue derrotado en su día por los aleranos. La casualidad querrá que Tavi descubra la amenaza que se cierne sobre su gente, una amenaza cuya verdadera magnitud se le revelará plenamente tras su encuentro con la cursor Amara, leal a Gaius y encargada de vigilar la zona vulnerable a un ataque siguiendo las órdenes de su señor.

Cuando los acontecimientos se precipiten, la vida de Tavi dará un vuelco como el muchacho jamás habría podido imaginar. Y, por mucho que le cueste creerlo, la supervivencia de su familia y amigos, y la seguridad de toda Alera, quizá esté en sus manos.

Un mundo fascinante

Jim Butcher se ha inspirado en la Roma imperial para dar forma a Alera, y la influencia romana se aprecia sobre todo en la organización militar, con soldados herederos de los clásicos legionarios. Ahora bien, tal inspiración no se enseñorea de la novela, y los numerosos elementos originales apreciables en la misma (si es que existe la originalidad, concepto esquivo donde los haya) convierten la lectura en una experiencia sumamente gratificante.

La idea de que todos los habitantes de un reino, desde el esclavo más miserable al más alto gobernante, sean capaces de entrar en comunión con la naturaleza y utilizar a las Furias en su beneficio, abre un amplísimo abanico de posibilidades. Así, veremos como los aleranos emplean sus dones en tareas tan sencillas como las asociadas a la agricultura, pero también asistiremos a usos más asombrosos, como la capacidad de curar inherente a quienes controlan el agua, o la posibilidad de volar con la que cuentan aquellos que dominan el aire.

Una nueva manera de entender la guerra

Uno de los aspectos más espectaculares de Las Furias de Alera es el modo en el que Jim Butcher retrata los numerosos combates que pueblan las páginas de la novela. A la habilidad con las armas habitual en cualquier buen guerrero, hay que añadir las diversas formas mediante las cuales las Furias pueden influir en una lucha. Particularmente impresionantes son los enfrentamientos en el aire, si bien cualquiera de los momentos en los que un luchador recurre al poder de los elementos ofrece escenas memorables.

No hay que olvidarse de los marat. Si bien dicho pueblo no es capaz de controlar a las Furias, sus distintos clanes poseen peculiares afinidades con animales que dan nombre a sus tribus, como lobos, caballos y otras criaturas tan sanguinarias como los peligrosos pájaros moa. Al entrar en combate acompañados por sus impresionantes bestias, el poderío bélico de los marat resulta temible.

Jim Butcher, un viejo conocido

Como padre literario del mago moderno Harry Dresden, Butcher lleva años viendo como las novelas de esa serie son publicadas en nuestro país por La Factoría de Ideas (“El trono blanco, la novena entrega de la saga, acaba de aparecer en las librerías). Por lo tanto, muchos lectores conocerán su obra y, a buen seguro, compartirán nuestra opinión favorable sobre la misma.

Ahora, de la mano de la ya imprescindible colección de literatura fantástica publicada por RBA, tenemos la oportunidad de conocer a un Butcher diferente, cultivador de una fantasía adulta y ciertamente dura en ocasiones. Así, su nombre puede figurar con todo mérito junto a autores como Martin, Rothfuss o Abercrombie. Al igual que ellos, es capaz de sumergirnos en un mundo extraordinario con facilidad, un reino al cual accederemos a través de los ojos de diversos personajes y que ofrece infinitas maravillas todavía por explorar.

Codex Alera

“Las Furias de Alera” es la primera entrega de una serie, “Codex Alera” compuesta por seis novelas, publicadas entre 2004 y 2009. Seis libros que cuentan con una valoración muy positiva por parte de crítica y lectores, algo que nos consta también está ocurriendo en España.

La historia de Tavi, su familia, amigos y aliados, promete un buen número de aventuras que en El Mar de Tinta estamos deseando conocer en su totalidad. Por lo tanto, recomendamos encarecidamente y sin reservas esta extraordinaria novela, una de las más agradables sorpresas que nos ha deparado el género fantástico en el recientemente acabado 2012, pues estamos convencidos de que no defraudara a ningún lector que se decida a sumergirse en su lectura. 


José Rafael Martínez Pina

 
Nací en 1973. Me licencié en Filología Inglesa en la Universidad de Alicante, y soy profesor de inglés en mi propia academia. A pesar de trabajar doce horas al día, inexplicablemente encuentro tiempo para leer dos o tres libros cada semana. Además de la lectura, me apasionan la música, el cine, las buenas series de televisión, la comida china y escribir.


0 Comments



¡Se el primero en comentar!


Deja una respuesta


(required)