• Menu "top-menu" not defined.

 
 


 
Noticias
 

Los asesinos del emperador

 

 
Generales
 

Autor:
 
Número de páginas: 1217
 
Historia
 
 
 
 
 


 
Autor
 
 
 
 
 


 
Edición
 
 
 
 
 


 
Portada
 
 
 
 
 


 
Total
 
 
 
 
 
4.5/5


Usuarios
2 totales

 

Positivo


Un ritmo trepidante y una enorme variedad de personajes.

Negativo


Abarca un tiempo histórico demasiado amplio.


0
Posted 03/10/2013 by

 
Reseña
 
 

Una vez más, Santiago Posteguillo asombra a su público con la primera obra de su nueva trilogía, esta vez dedicada a Trajano, en la que relata con su habitual ritmo narrativo 37 años de historia del Imperio romano. El autor de la saga de Escipión relata históricas batallas, peleas de gladiadores y hace gala de una capacidad extraordinaria para hacernos sentir el frío helador del miedo constante, un sentimiento que tenían todos los que convivían en la corte de Domiciano. La evolución de la personalidad de este emperador es el punto álgido de la novela, y su incontestable poder contrastará con la habilidad de Trajano para sobrevivir en estas difíciles circunstancias.  

Santiago Posteguillo consiguió hacerse famoso por ser el autor de la conocida trilogía basada en el personaje de Escipión Africano, una serie de obras que le encumbró por el conocimiento de la época narrada, una minuciosa descripción de las batallas y un estupendo ritmo narrativo. Estas características se repiten en esta obra, añadiendo novedades, como la cita de fuentes en medio de la obra o el uso de la prolepsis y el inicio de la novela in media res, en la que el lector comienza la lectura metido de lleno en la ejecución de una conspiración contra Domiciano, Dominus et Deus del mundo.

La locura de Domiciano

Posteguillo divide su obra en varios libros de gran extensión cada uno, como hizo en su anterior trilogía. Comienza con la conspiración contra Domiciano, un emperador a quien los historiadores han vilipendiado, así como hace el autor. En el momento en que parece que la conspiración tiene éxito, el autor retorna a los años finales del gobierno de Nerón, y desde ese punto hasta el final escribirá en orden cronológico. La mayor parte del libro está situado en la época flavia, en especial el reinado de Domiciano.

El último emperador de esta dinastía es el personaje principal de la obra, y su demente temperamento, junto con las consecuencias que ello acarrea en el resto de los personajes, es el centro de la trama de Posteguillo. El autor lo describe con una personalidad manipuladora, ambiciosa y carente de escrúpulos. La habilidad del escritor se plasma en la representación de la omnipotencia de Domiciano, provocando que en las páginas dedicadas a su reinado sintamos lo mismo que sus contemporáneos: una sensación de intranquilidad sabiendo que la vida de todos los seres del imperio corría peligro, y que el paranoico emperador no tenía ningún inconveniente en cercenarla por cualquier tipo de menudencia.

La variedad de los personajes

La obra está enmarcada en el ascenso de Trajano dentro de la cerrada sociedad romana, lo cual era muy difícil dada su procedencia hispana. A pesar de ello, la trama no gira a su alrededor, ya que Posteguillo entrega el protagonismo a muchos personajes. El autor realiza al principio de la obra una lista de todos ellos, algo acertado para que el lector ordene sus ideas.

Los principales personajes son los emperadores y los generales, pero Posteguillo recrea con acierto los combates y las luchas de gladiadores, convirtiéndolos en actores principales de su obra. Se centra en sus métodos de entrenamiento, técnicas de lucha y especialmente, sus emociones, preocupaciones y tormentos interiores. Ello provoca en el lector una sensación de empatía con estos personajes, obligados a protagonizar mortíferos espectáculos para sobrevivir.

Además de los gladiadores tienen un papel predominante las mujeres, especialmente Domicia Longina, caracterizada como una mujer bella, inteligente y valerosa, a quien solo su sexo le impidió alcanzar altas cotas de grandeza en una Roma dominada por hombres. Posteguillo también se mete en la piel de los enemigos de Roma. El asedio de Jerusalén por Tito se narra desde ambos lados, describiendo la guerra interna entre las diversas facciones de judíos, lo que ayudó a la toma de la ciudad por Tito. Conoceremos a un ambicioso Decébalo, un jefe dacio que alcanzará el trono de su reino gracias a un talento militar que provocará una de las mayores derrotas de la historia de Roma.

Las particularidades de Posteguillo

Los asesinos del emperador” es una obra de más de 1000 páginas, pero el autor sabe hacer que sea llevadera, y no solo por su narrativa. De la misma forma que en su trilogía sobre Escipión, el autor describe las batallas de forma magistral. Conoceremos con espectacular detalle el asedio de Jerusalén, la batalla de Tapae y la ofensiva del rebelde Saturnino contra Domiciano. Todo ello, aderezado con mapas en la parte final del libro, para mejor comprensión del lector.

Esta última parte de la obra es un colofón final muy adecuado a lo leído con anterioridad. En ella, el novelista escribe una nota histórica de gran interés en la que separa la realidad de la ficción, haciendo mención a las fuentes consultadas. A pesar de ser una obra brillante en lo narrativo, es muy fidedigna con los hechos que ocurrieron.

Además, en esta última parte tenemos un glosario de términos latinos y dacios, árboles genealógicos de las dinastías imperiales, listas de emperadores y jefes del pretorio, bibliografía e incluso una serie de dibujos de los diferentes tipos de gladiador que había en Roma. Es muy recomendable su consulta durante la lectura, para completar las descripciones del autor y las dudas históricas que nos puedan surgir.

Asimismo, el autor coloca en el inicio de cada capítulo el lugar y la fecha en la que se desarrolla el mismo. Detalles como este, junto con la poca extensión de cada capítulo, hace que, a pesar de la gran extensión de la obra el lector no se desubique en ningún momento. Algo difícil de conseguir en una obra con un marco temporal y espacial tan amplio.

El inicio de una trilogía que promete

Si Santiago Posteguillo impresionó en su trilogía sobre Escipión, en esta nueva serie va por el mismo camino. Un libro que ha tenido una gran acogida entre el público, ya que es una obra recomendada tanto para amantes del mundo antiguo como para iniciados en este complejo pero apasionante tiempo histórico.

Planeta sitúa en la portada a un gladiador de espaldas con las columnas de un anfiteatro de fondo. Una buena ilustración que anuncia el trepidante ritmo de la obra y las escenas violentas que nos vamos a encontrar en ella. La segunda novela de la saga, “Circo Máximo”, ya está a la venta, pero recomendamos la lectura previa de “Los asesinos del emperador”.

 


Simón Ruiz Charro

 
Aficionado de la música, el baloncesto, el arte, la historia y los viajes; sigo teniendo especial predilección por emplear mi tiempo disfrutando de la buena compañía y de una agradable conversación. Trabajé como profesor y guía turístico, tratando de que alguna palabra, expresión o explicación haya podido aumentar los conocimientos de quien accedía a escucharme, objetivo que sigue vigente en El Mar de Tinta.


0 Comments



¡Se el primero en comentar!


Deja una respuesta


(required)