• Menu "top-menu" not defined.

 
 


 
Noticias
 

Cape Cod y Un Yanqui en Canadá

 

 
Generales
 

Autor:
 
Editorial:
 
Número de páginas: Cape Cod 251 pp. / Un yanqui en Canadá 96 pp.
 
Utilidad
 
 
 
 
 


 
Información
 
 
 
 
 


 
Fotografía
 
 
 
 
 


 
Formato
 
 
 
 
 


 
Total
 
 
 
 
 
2.5/5


Usuarios
3 totales

 

Positivo


Con estos libros de viajes nos podemos asomar a un lado menos conocido del filósofo Thoreau, y hacernos una idea más completa de su vida y su persona.

Negativo


Son libros muy sencillos que sirven para completar la bibliografía de este autor, pero en ellos no encontramos las principales ideas y propuestas que hicieron de Thoreau un pensador que revolucionó su tiempo.


0
Posted 29/01/2014 by

 
Reseña
 
 

La editorial Baile del Sol rescata los libros menos conocidos de Henry David Thoreau, entre los que se encuentra “Los bosques de Maine” y los que hoy nos ocupan, “Un yanqui en Canadá” y “Cape Cod”. Son textos que no siguen la línea de rebeldía y protesta que le hicieron famoso, como “Desobediencia civil y otros escritos” o “Cartas de un buscador de sí mismo”, pero que nos muestran otras facetas del autor.

En estos libros conocemos un poco más el día a día de Thoreau, sus gustos y costumbres. Son una suerte de diarios de viaje en el que el filósofo toma detallada nota de todas sus impresiones y reflexiones acerca de los lugares que visita, de lo que se desprende su afán por atesorar cada momento vivido y su gusto por la escritura.

Cape Cod

“Cape Cod” relata prolijamente las peripecias de Throeau por el cabo del mismo nombre, en una excursión que realizó a pie, pudiendo conocer de primera mano a las gentes que lo habitaban y sus costumbres más pintorescas.

Cape Cod

Precisamente, algo en lo que el filósofo muestra gran interés es en hablar relajadamente con las personas que encuentra en su camino, para poder interrogarlas acerca de las características del lugar en el que viven y también sobre su forma de vida: lo que le interesa es el trato humano con la gente trabajadora que está en contacto con la tierra, por eso huye de las zonas más civilizadas y evolucionadas, porque los urbanitas no pueden ofrecerle nada que sea de su interés. Thoreau confiaba en el trabajo duro como medio de supervivencia básica, precisamente por eso se fue a vivir a un bosque él solo durante dos años, para demostrar que otra forma de vida es posible.

En cuanto al paisaje, se puede comprobar con una herramienta como Google Maps (si uno no tiene la posibilidad de viajar in situ, claro) que Cape Cod no ha cambiado demasiado, en esencia, en estos años, puesto que el paisaje que podemos ver a través de la pantalla del ordenador es muy similar al descrito por Thoreau en su diario de viaje: las mismas dunas y aguas que él contempló durante su viaje.

Además de admirar el paisaje y recorrer grandes distancias en sus caminatas, busca la compañía y conversación de los habitantes de Cape Cod, que por su forma de ser le interesaban especialmente. Allí, tuvo la posibilidad de conocer a los pescadores de la zona, prestando infinita atención a los detalles de su trabajo: los aparejos de pesca, las especies que capturaban y consumían. Reflexiona acerca de todo esto y también sobre el tipo de vegetación de la zona, la climatología… es un libro detallado, en fin, en extremo.

Un yanqui en Canadá

Muy similar en estructura y contenido es el libro “Un yanqui en Canadá”: este texto se publicó por primera vez por entregas en una revista en 1853. El autor viaja a Canadá y toma buena nota de todo aquello que le impresiona en su camino. Fue un viaje corto y, por tanto, la extensión de su relato es bastante más breve que la de Cape Cod. Igualmente, describe con minuciosidad la vegetación y el paisaje desde su partida de Concord, el lugar donde vivía. Lugares como Québec, las cataratas de Santa Ana, el río de San Lorenzo, puentes, carreteras y hermosos escenarios desfilan ante sus ojos mientras toma buena nota de todo cuanto capta su inquieta mirada, y su espíritu de aventura le empuja a seguir hacia delante. Precisamente, el libro concluye con el deseo de Thoreau de regresar a Canadá con más tiempo y poder realizar largas excursiones a pie para conocerlo de una forma mucho más precisa y cercana.

Un yanqui en canada

Viajes, reflexiones y filosofía

Estos libros de viajes de Thoreau resultan muy entretenidos y curiosos, pero desde aquí los recomendamos solamente a los lectores que ya hayan leído los otros libros del autor que comentábamos al principio, y que son los mejores y más representativos de su obra. Títulos como “Desobediencia civil y otros escritos”, “Cartas a un buscador de sí mismo” y “Walden”.

En ellos encontramos reflexiones muy profundas y acertadas sobre la sociedad en la que vivía y la forma de organizarse y dirigirse (con la que Thoreau estaba completamente en desacuerdo), y siguen hoy vigentes a pesar del transcurso del tiempo. Los libros de viajes y excursiones, sin embargo, son más apropiados para completar la bibliografía de Thoreau cuando uno ya ha leído el resto, para no tener una percepción equivocada sobre un autor de su altura.

 


Mar López

 
Apasionada lectora desde que recuerdo, estudié Biblioteconomía y Documentación por mi afición a los libros, con la intención de conocer en profundidad todo lo que estuviera relacionado con ese maravilloso objeto, tanto por dentro como por fuera. Después, he trabajado como librera, bibliotecaria y documentalista, siempre en cualquier lugar en el que pueda estar rodeada de papeles y libros. Además, mantengo mi propia bitácora, “El mar de letras”.


0 Comments



¡Se el primero en comentar!


Deja una respuesta


(required)