• Menu "top-menu" not defined.

 
 


 
Noticias
 

Cuentos populares británicos

 

 
Generales
 

Autor:
 
Editorial:
 
Sello:
 
Número de páginas: 391 páginas.
 
Historia
 
 
 
 
 


 
Autor
 
 
 
 
 


 
Edición
 
 
 
 
 


 
Portada
 
 
 
 
 


 
Total
 
 
 
 
 
5/5


Usuarios
sin puntuar

 

Positivo


Una recopilación completa y variada. Cuenta con una buena traducción en una edición muy cuidada. Los cuentos incluidos harán las delicias del lector más exigente.

Negativo


Nada.


0
Posted 05/02/2019 by

 
Reseña
 
 

Desde tiempo inmemorial se han contado historias al amor de la lumbre en los hogares de todo el mundo. Fruto de la transmisión oral, esos relatos pasaron de padres a hijos hasta conformar muchos cuentos clásicos que siguen vigentes hoy en día. Sin duda alguna, las islas británicas son un atractivo foco de tradiciones y folklore del que se han extraído relatos como “Los tres cerditos” o “Barba azul”. Katharine M. Briggs, experta en folklore, recopiló el presente volumen que Siruela ofrece en una edición de lujo.

Cuentos populares británicos” es una estupenda antología que recoge relatos de lo más variopinto, recopilados en secciones. El lector podrá reconocer en ellos el origen de muchos cuentos o el germen de tantos otros. Historias sorprendentes, algunas muy breves, pero todas de gran interés, que aportan una visión de conjunto del cuento tradicional. Sin caer en academicismos, Briggs ofrece al lector la oportunidad de sumergirse en el mundo feerico desde sus inicios.

La edición

Katharine M. Briggs (1898-1980) fue una “rara avis” quien, como afirma en la introducción de “Cuentos populares británicos”, siempre se sintió atraída por el folklore y las tradiciones locales de su país. Inglaterra, como cualquier otra isla, cuenta con innumerables relatos fantásticos los cuales avivaron la ágil mente de la escritora. Tras doctorarse en Oxford, se convirtió en una autoridad en lo referente a tradiciones y transmisión oral. Fruto de su afán investigador y su amor por la tradición es este magnífico ejemplar.

“Cuentos populares británicos” se divide en XVIII partes temáticas en las que se vislumbran las características más notables del pueblo inglés. A saber: su vinculo con la naturaleza (cuentos de animales, trasgos, dragones, hadas), su carácter festivo (cuentos jocosos, fábulas y novelescos) y el temor a lo sobrenatural (fantasmas, aparecidos, demonios, santos). Se trata de resúmenes de historias rrecopiladas, fragmentos y relatos muy breves. Briggs intentó incluir una nutrida representación de cada grupo, sin caer en la monotonía. Resulta atractivo. Cada bloque cuenta con una breve introducción, que puede ampliarse con las notas finales. Una labor concienzuda que no deja indiferente.

Su lectura es agradable. Recomendamos que se tome su tiempo para disfrutar de cada cuento. Por su brevedad, pueden pasar desapercibidos algunos detalles interesantes que sin duda avivarán la memoria del lector y le llevarán a su infancia. Muchos cuentos recogidos en este volumen se parecen a otros tantos que pueden haber escuchado toda la vida, aunque en su versión más edulcorada. Katharine Briggs acude a la fuente del relato, que no es otra que la transmisión oral.

Cuentos, cuentistas y orígenes

Puede que el lector se haya preguntado alguna vez de dónde vienen los cuentos populares. Pues bien, Briggs abre la mente y procura una detallada bibliografía a consultar en la que, como buena cuentista, acude a las tradiciones. La transmisión oral es el principal vehículo para dar rienda suelta a la imaginación, por eso (como la propia autora apunta) existen múltiples versiones de una misma historia. En la presente se recopilan las más antiguas y, por ende, las que más se acercan al original.

Algunos, como “¿Quien le pone el cascabel al gato?” han dado pie a frases hechas. Otros, como “Piel de ceniza”, son reconocibles (“Cenicienta”). Hay un importante número que aportan una enseñanza, ya sea desde la hilaridad (“Golpear al tuntún”) o el miedo (“Caldo de muerto”). Este elemento docente es afín a casi todos los cuentos populares. Además de entretener, pretendían dar una enseñanza útil. Entre la gente de campo, humilde y con escasos recursos, era común la creencia en trasgos y duendes que podían ayudar a los humanos o hacerles la vida imposible. Briggs se hace eco de una serie de cuentos en los que se aprecia esta dualidad, indicando que la creencia en seres vinculados a la naturaleza estaba muy arraigado en este colectivo alejado del mundanal ruido.

Tal vez el origen de un cuento esté en un hecho verídico, adornado por diferentes cuentistas. Una misma historia contada por dos personas diferentes puede cambiar sustancialmente. Como también lo hacen las tradiciones vigentes en el lugar. Katharine M. Briggs expone esto en la parter XIV. En ella recoge algunas leyendas locales (muchas influenciadas por el ciclo artúrico) a las que da una gran importancia. Funcionan como pequeños focos que permanecen en el tiempo y ayudan a la existencia de cuentos que, de otro modo, se habría perdido.

Transmisión oral

Un último apunte sobre “Cuentos populares británicos”. Katharine M. Briggs trató de hacer una selección amplia y provechosa. Con ello queremos decir que no están todos los cuentos populares británicos que se conocen, pero sí los más extendidos. A dia de hoy, esta antología es la más completa y, gracias a Siruela, el lector español puede acercarse a ella directamente. Desde 1977, año de su primera publicación, se han vendido infinidad de ejemplares en lengua inglesa. Casi un libro de cabecera para los interesados en el cuento popular o, en los cuentos simplemente.

No se trata de un manual. Es una recopilación que, por su carácter temático, posibilita la aproximación al tema que más interese al lector. Es una obra breve, concisa y completa. Si se desea, puede acudirse directamente al relato en cuestión. Pero recomendamos la lectura de la introducción, a cargo de la autora. En ella se aclaran muchos puntos.

En El Mar de Tinta hemos gozado con esta singular obra. No sólo nos ha remontado a la infancia, sino que también ha aportado un interesante punto de vista sobre las tradiciones del país vecino. Sumergirse en el folklore de un pueblo implica conocer las creencias y preocupaciones más profundas. Un cuento no es una historieta sin más. En su interior esconde intenciones o preocupaciones, el peligro en forma de gigante o fantasma, y el afán por conocer el entorno y subyugarlo. Esperamos que el lector disfrute de estas pequeñas joyas, como nosotros lo hemos hecho.


María Reyes Borrego

 


0 Comments



¡Se el primero en comentar!


Deja una respuesta


(required)