La historia imposible de Sebastian Cole

La editorial Blackie Books es una pequeña joya que recomendamos en El Mar de Tinta. Entre sus títulos para los más jóvenes destacamos esta maravilla en la que se ensalza la amistad y el respeto a los demás. “La historia imposible de Sebastian Cole” maravillará a grandes y pequeños gracias a su humor desenfadado y magia. Ben Brooks se presenta como una voz destacada en el panorama literario actual. Imposible no caer rendidos a sus pies.

Pese a su juventud, Ben Brooks ya se ha hecho un hueco especial entre los lectores. Su talento reside en la cercanía de sus personajes, en una mezcla magnífica entre realidad y magia que a muchos recordará a la gran Cornelia Funke, con pinceladas de David Walliams. La mezcla perfecta para un resultado…¿imposible?

La fuerza de la imaginación

Oleg y Emma se enfrentan a su último año en el colegio. El próximo curso estará lleno de cambios que les crea cierta incertidumbre: nuevos centros, nuevos compañeros. Pero eso no va a evitar que vivan su último año de la mejor manera, juntos y disfrutando al máximo.

Entre sus diversiones favoritas está el juego de “inventar un nuevo amigo”. Cada uno piensa en una serie de características increíbles para un compañero de juegos. Algo completamente inofensivo, hasta que su última invención, Sebastian Cole, irrumpe en su escondite privado. Y no es ninguna alucinación. Sebastian Cole es un niño de carne y hueso dispuesto a poner su mundo patas arriba. Así, Emma y Oleg pronto se enfrentarán a más cosas imposibles: un jardinero vaquero, unos muñecos de nieve parlantes y una extraña agencia secreta que busca sin descanso a Sebastian Cole. La realidad que ambos niños conocen está a punto de vivir auténticos imposibles.

Cosas imposibles

[quote]

-Oh, no deberías estar asustado- dijo Sebastian Cole, con una sonrisa de oreja a oreja-. Asustarse es una terrible pérdida de tiempo.

[/quote]

Ben Brooks (Reino Unido, 1992) es un autor que apenas se deja entrevistar. Celoso de su intimidad, vierte en sus libros sus intereses y afectos, de modo que leer “La historia imposible de Sebastian Cole” es abrir una pequeña ventana al interior de Brooks. Y es magnífico.

La historia es pura magia. Dos personajes entrañables con una vida complicada. Oleg y Emma son niños cuyos padres viven en su vorágine de adultos, dejándoles un poso de soledad que cubren con su amistad. Su realidad es dura, como la de muchos otros niños en el mundo (falta de dinero, abusones en el colegio, profes aburridos), pero su afecto mutuo les ayuda y sostiene. Es uno de los temas predilectos de Brooks: el poder curativo de la amistad y su fuerza. Todo lector que se adentre en sus páginas descubrirá elementos con los que identificarse y sentir nostalgia (los adultos) y comprensión (los niños).

El libro camina entre la realidad y la fantasía con desenvoltura y gracia. El estilo desenfadado de Brooks y su agilidad narrativa hacen de él un verdadero gozo para el lector. Recuerda a grandes clásicos, como Roal Dahl o Michael Ende, quienes también involucraron a niños normales en auténticas epopeyas fantásticas.

Destacamos otros personajes igual de sorprendentes. La abuela de Oleg, escritora infatigable que no llega a culminar sus historias, el jardinero del colegio (un enigma en sí mismo) y una investigadora del cosmos encerrada en un extraño edificio secreto. La historia de Sebastian Cole se vuelve más rocambolesca con cada página que se pasa.

Talento millenial

Ben Brooks escribe desde siempre. O, al menos, desde que tiene uso de razón. Con 17 años ya había redactado “Crezco”, su primera novela, que se publicó dos años más tarde. Y le siguieron otras publicaciones, muy exitosas entre lectores de su generación.“La historia imposible de Sebastian Cole” es su primera incursión en la literatura infantil. Gracias a Blackie Books, quienes han cuidado a la perfección la edición, el lector español puede disfrutar de ella.

Sus primeros títulos giraban en torno a la juventud y sus problemas. Su tono “serio” alterna humor ácido y crítica social bajo un velo de esperanza. En “La historia imposible de Sebastian Cole” están presentes todas estas características que hacen único a Brooks, pero de forma sutil.

En El Mar de Tinta nos encanta bucear en aquellas historias que despierten la imaginación de los más jóvenes. Ésta es una de ellas. Verifica que el buen hacer literario no está reñido con la escasa edad del autor. Ben Brooks se ejercita a fondo y demuestra que no sólo es un joven preocupado por lo que le rodea. También sabe cómo sacarle jugo y disfrutarlo. Y no hay nada mejor que una buena amistad que haga volar la imaginación. Los imposibles a veces se vuelven realidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *